Colecho: Cómo revertirlo y hacer que duerman los bebés en sus camas

Es común que al principio, los bebés duerman en la habitación de los padres. Esto es porque es más sencillo para ellos atenderlos en caso de cualquier inconveniente que los despierte y además favorece la lactancia materna en los pequeños.

ninos-colecho-imagenes

Pero cuando llega la hora de dormir solo, los padres deben preparar el ambiente para aquello.

Hay ocasiones en que los papás duermen con el bebé en la misma cama, lo que se denomina colecho, o además pueden dormir con el pequeño en la misma habitación, pero acomodándolo en su cuna, la que debe estar cerca de la cama. Ésto se llama cohabitación.

Si bien, ambas formas pueden reflexionarse a la hora de conciliar el sueño del menor, es mejor que el bebé duerma en su propia pieza y se acostumbre desde pequeño a esta situación. Conjuntamente se debe considerar, que mientras más grande es el niño, más dificultades aparecen al modificar sus hábitos de sueño.

Existen varios motivos por los cuales los padres deciden sacar a un niño de su habitación: la reanudación de las actividades sexuales, el deseo de que el niño desarrolle autonomía a la hora de dormir, un nuevo embarazo de la madre o simplemente por comodidad.

Cualquiera sea, hay algunas consideraciones que se deben tener en cuenta para poder realizar este cambio con éxito:

  • Si bien el pequeño duerme en otra pieza, ésta debe estar cercana a la de los padres, para que puedan estar atentos ante cualquier movimiento del bebé.
  • Se debe dejar la puerta abierta de la habitación del niño y de la de los padres.
  • Se pueden emplear sistemas de vigilancia como, por ejemplo, cámaras de video o interfonos, que permiten estar en constante monitoreo de las acciones del pequeño y entregan mayor tranquilidad a los padres.
  • Es bueno que el menor asocie la noche con la hora de dormir, Esto implica que si durante la siesta no se deben modificar las condiciones ambientales.
  • Para la tranquilidad del pequeño y la seguridad de los padres cuando vayan a atender a su hijo, se puede dejar encendida una luz muy suave.
  • Además es trascendental recordar que no es bueno encender la luz cuando los progenitores van a revisar a su bebé, ya que le rompe la idea de día – noche.
  • Si el bebé llora en la noche, es mejor calmarlo en su pieza y acompañarlo ahí. No es aconsejable llevarlo a la habitación de los padres para que deje de llorar, porque de este modo se creará un mal hábito que tal vez sea difícil de revertir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here