Salir a comer en casas particulares: Mealsurfing

Redes sociales, como Facebook, nos vincula con otros apasionados de la comida no sólo argentinos, sino de todas partes del mundo. La directriz es nombrada como “mealsurfing”, basada en el coachsurfing, ese espléndido hábito de acoger viajeros en casa a cambio de nada más que educación, higiene y amabilidad.

600x6001370973117_mealsurfing4
Sin embargo el mealsurfing no consiste en invitar desconocidos a comer a casa, ya que la generosidad tiene un límite. Lo ideal es que las pasiones de cocinar y comer se junten en una mesa multiétnica y que todos salgan satisfechos.

La señal del mealsurfing es brindar un programa diferente y descubridor que vaya más allá de salir a comer a un restaurante. El sistema se centra en las ganas de un propietario de organizar una comida. No se necesitan chef, sino apasionados que se ejercitaron practicando en sus casas o que van a una escuela, todos con ganas de albergar a amigos que se sienten a una mesa entretenida y alborotadora en la cual las bandejas transiten tanto como las palabras.
En un futuro, se prevé incluir no sólo cenas, sino a su vez almuerzos, brunchs, desayunos y té, aparte de comidas temáticas en la que el idioma, la música, la literatura, el cine o las costumbres sean sus protagonistas.

De manera semejante al mealsurfing, nace una nueva tendencia con una opción diferente para deleitarse de sabores nuevos, acá el ofrecimiento no es recibir gente ni hacer de huésped, sino compartir la comida que preparamos en casa, la misma que servimos para el almuerzo o la cena.

El requerimiento para ser parte de la cooperativa es cocinar bien, en un lugar limpio y con productos frescos.

Con la experiencia que tenemos con respecto a los restaurantes a puertas cerradas, este fenómeno generaliza la cocina, ya que todos podemos convertirnos en cocineros con restaurantes propio por una par de horas.

Hasta pronto!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here