Tendencia a cortarse la piel

El “cutting” es un fenómeno mundial y generacional que inquieta. Muchos chicos apelan a él para expresar dolor o identificarse con un grupo.

cuttin22g

Especialistas subrayan la importancia de dialogar sobre el tema en la familia y la escuela.
Se trata de una forma de expresión a la cual recurren algunos adolescentes con la idea de externalizar un sentimiento que de otra manera no logran expresar.

Algunos, simplemente, se originan lesiones con el fin de obtener un sello que les permita el ingreso a determinados grupos de pertenencia.

Sea por una u otra causa, lo cierto es que en nuestra provincia hay padres en alerta luego de enterarse que en la escuela de sus hijos se descubrieron casos que, si bien son aislados, han llamado la atención de docentes y directivos que por estos días se hallan investigando la manera de abordarlos. A esto se suman aquellas situaciones extremas, más bien ligadas a episodios de crisis y problemáticas familiares graves.

Señales que hablan

Necesidad de ser escuchados, de romper con las reglas establecidas, disconformidad, miedo a la no aceptación y sentimientos de abandono o desprotección aparecen al ir más allá de las heridas visibles.

Por eso, la psicóloga y psiquiatra infanto juvenil Sonia González Herrera considera que el tema debe ser desarrollado desde una óptica que no catalogue a estas prácticas como una simple moda.

Las marcas que quedan en la piel pueden estar siendo una clara señal de otras necesidades. Lo significativo, destaca González Herrera, es lograr que el o la joven logre poner en palabras aquello que le está sucediendo por dentro.

Para la profesional, en realidad no es casual que chicos o chicas del mismo grupo se sientan atraídos por una práctica concreta en común. Y las auto lesiones pueden ser una de ellas.

Hablar del tema con los hijos y lograr un diálogo fluido desde la confianza a partir de edades tempranas, es una de las pautas encomendadas por quienes trabajan con jóvenes.

Si germinan signos de alarma, explica la psicóloga Sonia González Herrera, será trascendental realizar una consulta profesional. Lo primordial es indagar la forma de dialogar de estos temas para poder buscar una solución.

La escuela, un escenario frecuente de esta práctica

En el ámbito de la educación formal, los especialistas advierten que el “cutting” se sitúa entre otras tantas formas de hacerse daño a uno mismo y por lo tanto es una conducta de riesgo, que recubre una forma más de violencia.

Por eso, afirman, que es necesario fomentar políticas educativas tendientes a conseguir cercanía en la relación docente-alumno y generar espacios donde existan charlas de las cuales se hable de estos temas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here